miércoles, 15 de diciembre de 2010

Queridos Reyes Magos

Queridos Reyes Magos:

Os escribo como último recurso. No es que no crea en vuestra magia y todo eso, pero es que me da la impresión de que ni siquiera vosotros vais a ser capaces de traerme el regalo que os pido. Veamos... intentaré ser breve: que no arqueen las cejas cuando digo que estudié filología; que dejen de preguntarme "¿filo... qué?" cada vez que pronuncio la palabra; dejar de escuchar eso de "a mí me da igual, mientras me entiendan..."; que todo el mundo lea; que no nos vean como estudiantes y licenciados de segunda; que las letras en general dejen de estar infravaloradas; que todos nosotros nos podamos sentir orgullosos de lo que hemos estudiado, de lo que estudiamos o de lo que vayamos a estudiar.

Aunque... ¿queréis saber una cosa, queridos Reyes Magos? He notado cierta mejoría desde hace un año al respecto, así que... ¿ya os habían avisado?

En fin, que las demás cosas importantes las pediré en otra carta, pero éstas las quería pedir desde aquí, para ver si entre todos hacemos un poco de presión (de la buena) a sus majestades para que nos hagan un poco de caso. Ustedes y todos los demás.

6 comentarios:

Rocío dijo...

Yo pediría todo eso de la valoración y no nos desprecien como si estuviéramos estudiando algo inútil...pero lo de que no sepan lo que es al menos yo lo disfruto muchísimo. Siempre que lo digo y no lo saben los que quedan como tontos son ellos y no yo! y los que disimulan aparentando saber qué es lo que estudio luego por dentro estarán pensando "qué diablos será?"
A mí me gusta decir: Estudio Hispánicas y que no sepan lo que es, más emoción ¿no?

Un saludo :)

Así habló Spotglisten dijo...

Estaba buscando "Nocturno de los avisos" de Salinas y he llegado a un blog que recomendaba este blog. Llamándose "Los filólogos somos necesarios", he tenido que entrar. El título me ha encantado, porque sí, sin duda, los filólogos son necesarios. Entre otras cosas, porque es gente que realmente disfruta sacándose su carrera. Y no es solo eso. El filólogo disfrutará toda su vida porque habrá descubierto la magia de las palabras. Eso, y que lo que aporta la literatura es algo que no te aporta nada más en el mundo.

Por cierto, yo soy historiadora, no filóloga, así que alguien que sí que lo sea, podrá dar una visión más acertada de lo que supone en la vida de uno la filología. No obstante, ahora estoy estudiando Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. Cada vez me voy convenciendo más de que hubiese resultado mejor filóloga que historiadora, pero bueno, sí que es cierto que todos los que estudiamos carreras de Humanidades, tenemos mucho en común.

Mientras me sacaba Historia, para contrarrestar algo mi creciente sensación de filóloga frustrada, creé un blog. Y ahí sigo con él. Invito a que os paséis:

http://www.palabrasparabibliofagos.blogspot.com

Un saludo, y espero que mi comentario no resulte excesivamente extenso. Volveré a pasarme por aquí.

Los filólogos somos necesarios dijo...

Yo también estudié Teoría de la Literatura y disfruté muchísimo. Y de igual modo con la Filología. Con tu permiso, hemos enlazado tu blog (muy recomendable, por cierto).

Esperamos seguir viéndote por aquí y te leeremos.

Además, te invitamos a formar parte de nuestro foro, en www.losfilologos.com

Un saludo.

Así habló Spotglisten dijo...

¡Muchas gracias por la invitación y por la recomendación! Este blog también queda recomendado en el mío.

Saludos.

María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María dijo...

La mejor licenciatura- ahora graduado- del mundo.

Gracias desde el Karaoke de Violeta