lunes, 19 de marzo de 2012

Libros y películas

El otro día volvía a casa en autobús cuando se sentaron justo detrás un señor y su hija, de unos once o doce años. No habíamos llegado a la parada siguiente cuando empezaron a hablar de libros; la niña le recomendaba a su padre que se leyese algunos títulos que habían caído últimamente en sus manos. Entre ellos, muchos de los que yo no había oído hablar hasta ese preciso momento.

En un punto de la conversación, la niña le explicó a su padre que se los tenía que leer, y que no servía que hiciese como con Harry Potter, que había visto las películas y al final no se había leído, como ella, los libros. "No vale, no es lo mismo. Es muchíiiiisimo mejor leerse los libros", le dijo literalmente (a lo mejor me he dejado una "i", pero es difícil calcularlo).

Cuando llegué a mi parada y me levanté de mi asiento me pareció oír que la niña pronunciaba "Guerra y paz", pero quizá sólo fuesen imaginaciones mías. Sí, supongo que lo fueron, pero...

4 comentarios:

Didac Valmon dijo...

que jefaza la niña, dando lecciones de cultura a su padre...Ojala lo de GyP no fuera un sueño.

Gadi dijo...

Aún queda esperanza para el mundo. Gracias, gracias, gracias.

Naota Nandaba Kasugano dijo...

Últimamente leo/veo mucho por ahí a gente hablando de niños, y no tan niños, que tienen un amor por la lectura que ya se cree perdido o en vías de extinción, como un pequeño rayo de luz en un oscuro y desolado páramo cultural.

No termino de entender esta actitud, si bien es cierto que tiene su razón de ser en que se presta mucha más atención a otros medios de masas; hay una buena mayoría que lee, tal vez no la misma cantidad de lectores como cuando no había televisión, cine o internet, pero sigue habiendo lectores en el mundo, porque la literatura ,al igual que la energía,no se crea ni se destruye; se transforma.

Es probable que cambien los medios, pero recordemos que las películas, ciertas cosas de internet e incluso, a veces la televisión, son formas alternativas de contar historias a la lectura. Puede que al principio, rechacemos sistemáticamente lo novedoso, puede que por miedo a que la sociedad reemplace algo que amas. Ésto no es nada nuevo, y ya pasó hace algo más de un siglo con lo que hoy conocemos como el séptimo arte, que comenzó siendo una atracción de feria para los proletarios: un entretenimiento banal para gente de "menor nivel intelectual".

La lectura no es la unica vía hacia la cultura o el "alto entretenimiento", por eso, sencillamente, no logro entender porqué se tiene en tanta estima el hecho de leer libros, discriminando así otras formas de cultura y otras formas de contar o recibir historias.

^(.)^ Silvia ^(.)^ dijo...

Es que hay cabecitas muy sabias, y esas, sorprendentemente, son de los niños. Espero que el papi de esta niñita tome ejemplo del consejo de su hija.